El ronsel de l’alcordanza

Ye esi carreru que na mar del tiempu dexen los recuerdos y vivencies de los nuesos mayores, cuntaos -y tamién cantaos- por ellos mesmos: hestories, andancies, socedíos, cantares, xuegos, lleendes…

Joaquín José del Río Díaz fizo esta composición en 1967, na que fai repás de la so vida fasta’l momentu de tornar de México xunta la so familia, au emigrara nel añu 1948. Joaquín foi’l primeru los hermanos Del Río Díaz en emigrar a México. La dureza les condiciones de vida y la llucha constante por salir alantre, espéyense equí perdafecho, nun cenciellu asturianu que l’autor enxamás nun quiso escaecer.

Si me prestais atención, voy cuntavos
una historia, pa ver si vos gusta o no.
Por el añu ventitres nel pueblín de Sinariego
nació un neñu que y pusieron de nombre
Joaquín como el de su güelu.
Pasen los primeros años y va a la escuela contentu,
pero muy pronto en España empieza el gran Movimientu.
Trece años tenía cuando empieza a trabayar
fué pal monte con les vaques, y en esta forma
comienza su cargu a desempeñar.
Tenía diecisiete años, probín rapaz
cuando fué pala mina a trabayar.
Entró de guaje a ramplar, mandábalu
el picaor, un vigilante y el capataz
Tenía diecisiete años, probín rapaz.
Ganaba siete pesetes como jornal,
la merienda y el vino costaba más.
Aburríu de la mina, aventuróse a marchar,
enfiló rumbo a la América y a México fue a parar.
Tenía veinticinco años, ya yera grande el rapaz.
Pasó los primeros años con dureza y con fatiga,
nun quería más que juntar unes perres,
pa sacar a sus hermanos de la mina.
Un telegrama urgente puso muy triste a Joaquín,
pues su buen padre en España acababa de morir.
Pa ver como quedaben su madre y demás hermanos
volvióse a España ya el hombre sin poner ningún reparu.
Después de pasar unos meses muy contentu,
vuelve a México a luchar, sin pena y con munchu alientu.
Casóse al añu siguiente, con la muyer de sus sueños
y empieza a llegar más gente; de España los sus hermanos
y en México los sus neños.
Seis y cinco se juntaron y el yera un hombre contentu
y pa que su madre a la muyer y a los fiyos conociera,
con todos en un buen día se marchó pa la su tierra.
Vuelve a México, y regresa y dici a su madre un día,
que tien dir a conocer la tierra onde el vivía.
Tu tas locu fíu del alma, como voy dir yo tan lejos
dici la madre asustá.
Pero a los pocos meses y tos con munchu contentu,
a su madre y a sus hermanos esperen nel aeropuertu.
Un año enteru tuvieron, contentos por estos lares
hasta que un día se fueron con ganas de
volver pronto pa conocer más lugares.
Ya que el que en esta tierra, una vez vien a pisar
en toda su vida entera jamás la vuelve a olvidar.
El casu ye que al marchar, su madre
un nietu se quier llevar, dejáronla
pues pensaben poderlos pronto alcanzar.
Así fue como en estos días entamaron ya la marcha,
con pena y con alegría, por México y por España.
Si nun me salú muy bien ye que yo nun tengo maña
pero quiero decir enun gritu
¡Viva México y España!

México, a 5 de Marzo de 1967